Carlos Calvo 1535

CABA, Argentina.

54 11 4306-1570 / 9839 / 9149

foto nota foto nota

PLENARIO. RECHAZO A LA REFORMA LABORAL

El jueves 9/11 realizamos un plenario de delegados y activistas para informar acerca del proyecto de reforma laboral presentado por el gobierno nacional la semana pasada. Fueron convocados los abogados Dr. Arcomano, del Depto. Jurídico del Sindicato y el Dr. Federico West Ocampo, quien integra el Depto. Jurídico del Sindicato de Sanidad (ATSA) y el Depto. Jurídico de la Confederación General del Trabajo. Ambos estuvieron presentes en el Ministerio de Trabajo en la reunión en que se presentó el proyecto de modificación de la Ley de Contratos de Trabajo.

El Dr. Federico West Ocampo mencionó tres ejes que se proponen en la Reforma, que habían sido previstos y que tienen en general un aspecto positivo para los trabajadores. Estos ejes son el blanqueo laboral (los trabajadores en negro pasarán a estar en blanco), la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (una agencia que actualizará las prestaciones médicas obligatorias y no obligatorias de las obras sociales) y la creación de un Instituto de Nacional de Formación Laboral (para vincular el mundo del estudio con el mundo del trabajo y dar estudios y formación profesional a quienes no tengan). Este último punto es crítico porque es el que incluye las pasantías y, de aprobarse como está, permitiría que el empresario para abaratar costos contrate pasantes sin derechos laborales ni salario justo para reemplazar a un trabajador en blanco y con plenos derechos.
 
En este sentido, el Dr. West Ocampo aseguró que hay una profunda reforma en curso de la Ley de Contrato de Trabajo 20744 que afecta sustancialmente al trabajo en nuestra vida cotidiana y al derecho en el trabajo. Desde 1945 se comenzaron a construir los derechos laborales que han sido las grandes conquistas de nuestra historia; esta reforma vendría a dar un corte a esos derechos conquistados. Las modificaciones que propone dejan al trabajador más débil, con menos derechos y los perjudican a corto y a largo plazo. West Ocampo desarrolló 6 puntos clave que quieren modificar.
 
1) Se pretende quitar de la Ley de Contrato de Trabajo a dos grandes grupos de trabajadores, los profesionales técnicos o universitarios y a todos aquellos que facturan (trabajadores de oficios, changas, pequeños comercios). Estos trabajadores que facturan consecutivamente por varios meses (asumiendo características de empleados en relación de dependencia) y que hoy se encuentran amparados por la Ley y los convenios, con la reforma pasarían a ser “trabajadores colaboradores independientes”. Es decir que quedarían fuera de la Ley de Contrato de Trabajo y de los convenios colectivos, sin los derechos laborales que les corresponden, y deberán a partir de ese momento regularse directamente con el empleador.
 
2) Se modifica la definición de “trabajo”: De ser una relación humana desigual (entre quien tiene un poder de dirección y monetario y quien sólo tiene su trabajo y su tiempo) el trabajo pasaría a ser una relación entre iguales, de oferta y demanda. Al entrar a la fábrica, el trabajador negociaría su trabajo directamente con el empleador como si fueran pares.
 
3) Se modifica el principio de irrenunciabilidad. Es decir, que a partir de la reforma el empleador podrá renunciar a dar los derechos adquiridos en la empresa, por ejemplo, premios a la producción. Los beneficios que estén por fuera de convenio y de la Ley pero que se han convertido en derechos de los trabajadores a lo largo del tiempo, corren peligro.
 
4) Se modifica la relación de subcontratación: actualmente a la hora de contratar servicios tercerizados, la responsabilidad corre tanto por cuenta del empleador (empresa tercerizada) como por cuenta de la empresa que contrata ese servicio, es decir que son solidariamente responsables. Con la reforma se quita esa solidaridad y sólo es responsable la empresa tercerizada, con lo cual hay mayores facilidades con menores responsabilidades empresarias para subcontratar, tercerizar y contratar servicios que no respeten las condiciones laborales dignas.
 
5) Ante una situación de despido, actualmente las empresas deben indemnizar con un mes del mejor salario del año por cada año trabajado. La nueva ley indica que el salario que se toma para la indemnización es el básico: sin premios, horas extra o aguinaldo. De esta manera las indemnizaciones laborales bajan hasta un 35%.
 
6) El empleador tiene el derecho de dirigir la empresa según lo que considere conveniente. Sin embargo las condiciones fundamentales como horario, lugar de trabajo, remuneración, categoría, etc, son intocables. Con la reforma se pretende permitir al empleador cambiar estas condiciones fundamentales según lo considere. En la actualidad, si el empleador quiere modificar estas condiciones el trabajador tiene dos opciones: darse por despedido y cobrar la indemnización o, para conservar el trabajo, presentarse ante la justicia laboral para negociar sin tener que renunciar ni modificar inmediatamente su puesto. La reforma laboral pretende quitar esta segunda herramienta, para que el trabajador ante este tipo de conflictos se dé por despedido y negocie desde afuera.
 
Continuó la explicación el Dr. Arcomano, quien señaló que el proyecto posee un evidente tinte empresarial. Destacó fuertemente que se busca reducir el vencimiento (la prescripción) de los reclamos salariales. Actualmente por cualquier reclamo salarial o por indemnización el trabajador tiene dos años para resolverlo; en el nuevo proyecto se pretende reducirlo a un año.
 
Luego tomó la palabra nuestro secretario general, Rodolfo Daer, y explicó que esta reforma implica ceder derechos de los trabajadores al Estado y a los empresarios y es un claro retroceso en las condiciones laborales. Expresó que el Concejo Directivo de la CGT, rechazó abiertamente este proyecto de reforma (contra lo que algunos medios de comunicación difundieron como ya acordado) y remarcó la necesidad de construir alianzas para que el Congreso lo rechace. Nos encontramos en un contexto en que, con el resultado de las elecciones del Congreso, el gobierno se encuentra cómodo y consolidado, con mayor fuerza y poder para implementar las leyes tal y como las decidan, por lo cual la única forma de hacerle frente es en el Congreso. Después se abrió la palabra al plenario, donde se debatió acerca del proyecto de reforma.
 
Para finalizar, el secretario general, Rodolfo Daer, sintetizó que se trata de un proyecto que daña profundamente al trabajador en beneficio de las patronales, por lo cual es rechazado íntegramente. Por último, felicitó la iniciativa del Concejo Directivo de realizar este plenario informativo y mencionó que el 27 de noviembre se realizará un plenario nacional de los trabajadores de la Alimentación para concientizar sobre este reforma para poder hacerle frente.